Diseño de Actividades Formativas
Lunes, 24 Agosto 2015 18:55

Diseño de Actividades Formativas

Written by 
Rate this item
(0 votes)

La Importancia de diseñar las actividades o tareas de evaluación

Al diseñar las actividades o tareas de evaluación con intencionalidad formativa o de proceso,  es importante, además de contemplar que sean desafiantes, diversas, innovadoras y factibles, velar porque que sean coherentes con el proceso de aprendizaje y las metodologías trabajadas por el docente durante el periodo escolar.

El diseño involucra entonces, que las actividades o tareas de evaluación estén plenamente articuladas con los objetivos de aprendizaje, los objetivos de clase y los criterios de evaluación. Deben estar diseñadas tanto  para fomentar el interés y la motivación, como para estimular la participación del estudiante y la implicación de su aprendizaje. Deben  ser variadas para una misma asignatura, para la temática tratada y, especialmente, por las competencias que deben desarrollarse. 

Se espera que el planteamiento de las actividades propuestas responda a un enfoque práctico, que tengan por objeto, por tanto, la aplicación concreta de la teoría a una situación, la reflexión sobre determinados aspectos o la relación entre contenidos, ya que el desafío es la formación de aprendizajes complejos o competencias que solo pueden desarrollarse y evidenciarse en un contexto práctico. El enfoque práctico proporciona, sin duda, una mejor formación o desarrollo de aprendizajes en los estudiantes, por varias razones: en primer lugar, porque contribuye a la asimilación de los contenidos; en segundo lugar, tiene el valor añadido de que el estudiante es capaz de aplicar el conocimiento a situaciones concretas; y en tercer lugar, porque pueden desarrollarse las distintas competencias de cada asignatura.

 

Diseñando las actividades formativas

Para diseñar una actividad con intencionalidad formativa se debe seguir el siguiente proceso dentro de la planificación de este tipo de evaluación al inicio del periodo escolar:

 

1.- Determinación de los objetivos o competencias perseguidas

Se debe seleccionar  las competencias (habilidades, conocimientos y actitudes) que desean trabajar en cada uno de los escenarios de evaluación formativos y en las actividades que lo integran, en conexión con los objetivos de la asignatura, sin olvidar que algunas de las competencias requieren, generalmente, la asimilación de conocimientos previos.

Se debe considerar que no se requiere trabajar todas las habilidades de la asignatura, ni tampoco las mismas en todos los escenarios y actividades formativas; sino que, conviene ir variando las habilidades, dependiendo del tipo de contenidos de que se trate. Además, se debe saber que lo que se evalúa no es la habilidad en sí misma, sino su ejercicio por parte del estudiante, es decir, el desempeño, cómo la habilidad ha sido desarrollada. Así mismo, en cada uno de los escenarios de evaluación y sus respectivas actividades (que pueden desarrollar uno  o varios temas del programa de la asignatura), deben abordarse todos los contenidos de la materia para que no quede ninguno sin trabajar por parte del estudiante. Por ello, es conveniente que todos los escenarios estén formados por un conjunto de actividades diferentes. 

 

2.- Selección de actividades Concretas

Estas actividades, al ser de una tipología diversa, en primer lugar, servirán para desarrollar diferentes habilidades; en segundo lugar,  enriquecerán el aprendizaje del estudiante; en tercer lugar fomentarán a que el estudiante tenga que utilizar diferentes tipos de recursos, y finalmente, darán más opciones al profesor a la hora de orientar el aprendizaje.

Para seleccionar las actividades de evaluación formativa, se deben cumplir con algunas condiciones y entre las señaladas por Black (1993) se encuentran:

  • ü  Factibilidad de realización en el aula
  • ü  Que las respuestas sean empleadas como guía para una acción efectiva que constituya un camino para la autoevaluación
  • ü  Transparencia, de manera que tanto estudiantes como docentes puedan aprovechar las implicancias de la misma
  • ü  Que la evaluación sea coherente con la concepción de aprendizaje, para asegurar la validez de la misma
  • ü  Que se pueda actuar con confianza sobre los indicadores, de manera de asegurar la confiabilidad
  • ü  Ausencia de prejuicios
  • ü  Coherencia entre los componentes, para guiar el proceso
  • ü  Prestar atención al desenvolvimiento cognitivo, emocional y afectivo
  • ü  Poseer recursos como banco de ideas y procesos de evaluación

 

Para insertar las actividades formativas, debe existir una secuencia didáctica, es decir un proceso de enseñanza con variadas metodologías que requiere de:

  • v  Un eje temático que permita abarcar distintos contenidos, habilidades y actitudes.
  • v  Que las actividades de trabajos prácticos sean presentadas según la modalidad de aula taller, integrándose las clases prácticas con planteamientos de problemas, preguntas y las experiencias de laboratorio, como parte de un proyecto concreto de trabajo, cuya responsabilidad de ejecución es compartida  entre el profesor y los estudiantes generando una redefinición de roles, determinando una cierta independencia  de trabajo, por cuanto cada uno realiza las actividades a su ritmo de trabajo.
  • v  La tarea docente en esta  secuencia es pensada fundamentalmente como orientadora, de seguimiento a fin de realizar las oportunas reorientaciones del trabajo de los estudiantes, de elaboración de actividades y de atención de consultas.

 

3.- Definición de los criterios de evaluación

Esta determinación debe ser realizada en función de los objetivos perseguidos con la actividad, es decir, si la actividad práctica es una experiencia de laboratorio con la finalidad de identificar ciertos comportamientos o características de un fenómeno, los criterios deben enfocarse en evaluar las descripciones que el estudiante obtiene del fenómeno que está observando mediante la experimentación, junto a la realización o procedimiento de experimentación que le permitirán obtener la información que requiere para cumplir la tarea, además de incluir ciertos aspectos o actitudes que involucran un trabajo de experimentación como la rigurosidad, la persistencia, etc. Es incoherente que se evalúe solo el resultado del experimento, o se realice una prueba de contenidos luego de esta actividad para evaluar las habilidades desarrolladas con la experimentación.

Un aspecto importante al momento de diseñar actividades que permitan al docente evaluar el desempeño de sus estudiantes y que involucre y motive al estudiante en el desarrollo de la actividad dando lo mejor de sí, es que estas actividades incorporen el uso de TIC´s.  Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC´s) son una herramienta que mejora la atención y la motivación, permitiendo al estudiante desarrollar diversas destrezas y habilidades, estimulando el trabajo colaborativo y en equipo. Estas tecnologías con idóneas para evaluar formativamente, más allá del uso que realizan los estudiantes de estas tecnologías para fines de entretenimiento, existe el desafío pendiente de incorporarlas como medios para la educación permanente de los estudiantes fomentando el autoaprendizaje. 

Read 57939 times

3303 comments

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

Educación360º

Somos una organización no gubernamental sin fines de lucro, dirigida a la Educación.

Contacto

+562 32026147

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Av. Irarrázaval 2821 oficina 819, Ñuñoa,
Región Metropolitana - Santiago, Chile

GALERIA FOTOS

NEWSLETTER

Inscríbase en nuestro portal y recibirá las noticias mas destacadas de nuestra ONG.